Sobre la música en vivo

Estos dias se publican algunos artículos relativos a la música en vivo en nuestro país, pues cerrando ejercicio contable del 2011 los interesados tienen también a punto memorias de actividad con sus correspondientes datos.

Uno de ellos, en La Vanguardia, relataba la sensación del sector desde el punto de vista de tres músicos profesionales que han visto reducidos sus ingresos por a) disminución de conciertos y cachés, especialmente de entidades públicas, y b) falta de cobro, por morosidad de los promotores, también en muchos casos, administraciones públicas. La queja -razonable- hacia el papel de las administaciones públicas metidas a promotores es compartida también por los promotores musicales.

Otro, leído en @Escacc, del Presidente de la Asociación de Promotoras Musicales, Pascual Egea, a propósito de la publicación del tercer Anuario de la asociación, ve el vaso medio lleno gracias al magnífico público patrio, a la iniciativa de las promotoras y al inferior precio medio de las entradas comparado con el resto de Europa. Argumenta Egea que “En 2011, las empresas vinculadas a la Asociación de Promotores Musicales vieron cómo bajaba un 18,3% el número de conciertos programados respecto al año. En el mismo periodo, la facturación conjunta ha menguado un 12,6 %. La buena noticia es que hemos crecido un 7% en la facturación media por concierto, pasando de 41.000 euros a 44.000 euros de un año para otro”. (…) “Otro dato relevante que hemos visto este año es que en España seguimos con un precio medio de entrada más bajo que en Europa. Nuestro precio es de 42 euros, cuando la media europea está en 48,6 euros. En definitiva, vendemos menos entradas que nuestros mercados competidores y a menor precio. Por lo que nuestras ofertas a los artistas internacionales son inferiores a las de otros mercados”.

Las cifras del Anuario de la Música son también concluyentes: “Desde el inicio de la crisis, la cifra de conciertos ha caído del máximo histórico de 138.000 que se registró en 2008 a los poco más de 126.000 celebrados en 2010. En cuanto a espectadores, el descenso fue del 14% en el mismo periodo. Si nos ceñimos a las empresas vinculadas a la Asociación de Promotores Musicales, en 2011 registraron una caída del 18,3% en el volumen de conciertos agregados y del 12,6% en el terreno de la facturación. En números absolutos, de 2010 a 2011 hemos pasado de 4.987 conciertos promovidos a 4.072. En millones de euros, los ingresos han menguado de los 205 millones a poco menos de 180″. Significa eso que sólo un tercio de los bolos son organizados por los promotores privados. Algo no va.

Como aficionado a la música en vivo, y puesto que llevo algunos años yendo a conciertos (esencialmente de rock, aunque alguno de jazz o clásico también viene bien de vez en cuando), me permito un par de aproximaciones al tema, que en cualquier caso refleja las contradicciones de la cuestión. Hace veinte años había pocos conciertos, y muchos menos internacionales.Y nos quejábamos. Ahora, la agenda de conciertos, al menos en las grandes ciudades, es espectacular. Bolos los hay a montones, pero ante tanta oferta, resulta lógico que muchos se queden medio vacíos, de artistas de aquí o extranjeros. Y no será por el precio, pues muchos rondan los 15-18 euros. También los hay caros, y es verdad que la distinción entre los grandes conciertos (por el nombre y dimensión del artista) y los normalitos tirando a pequeños es abismal y no permite ni siquiera establecer medias ni medidas comparativas. Aunque tal vez ese dato del precio medio de 42€ la entrada sea cierto. Visto así, me parece un precio medio caro. Pero como todo, por ciertos artistas pagaré lo que sea -si puedo- y por otros ni en sueños. Total, que lo de la crisis ayuda, pero es coyuntural. La cuestión es fijar las prioridades. ¿Cantidad o calidad? ¿Diversificación o concentración?

Salas con ganas de programar también las hay a patadas, pero nadie tiene ganas de perder dinero si el público no acude. Y ahí tenemos parte de la culpa. Aunque bien es verdad que, mientras que la gente no quiere soltar euros por la música enlatada, un sustituto son los conciertos, donde dicho sea de paso, la contribución directa a los artistas es mayor, y en general, la experiencia más satisfactoria. Dicen que el público joven tiende a ir más los conciertos como forma de consumir música. Espero verlo. Mis hijos apuntan maneras -buen educador que es uno-, pero dudo que la música en vivo del artista medio se llene masivamente de imberbes los próximos años. Ojalá me equivoque.

 

Aprovecho el post para recomendar que pases por mi canal en youtube y disfrutes de algunos videos personales de grandes momentos de música en vivo.

About these ads

2 comentarios el “Sobre la música en vivo

  1. Los que protestan y se quejan son en realidad parte del problema. Hay muchas bandas, músicos y promotores que ya les gustaría estar como ellos. La música en vivo en este país está manejada por unos cuantos y ahora se quejan de que no ganan lo que pretendían… pero en qué país viven? si aquí tocar no es ganar dinero; la mayoría de los músicos pagan por tocar!!!

    • Cuánta razón tienes! Y qué te voy a contar yo que tu no sepas, que lo has probado todo en este negocio! Un saludo JL!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.035 seguidores

%d personas les gusta esto: