Charlie don’t surf, politics don’t rock

Siempre me han gustado las frases de impacto. Cortas, biensonantes, impactantes. Eslóganes, títulos de discos o canciones, de libros o de películas. Una línia en un guión, en una camiseta o en una pared. Expresiones escuchadas, leídas o vistas. Cultura audiovisual con potente lenguaje verbal.

En el 2007 abrí este blog de música (y otras cosas), rocknrollmotherfuckers, que llegué a alimentar bastante durante unos cinco años. Luego me fui dispersando y, ya ves ahora, el blog come poco. Varias veces, estos últimos años, pensé en cerrarlo… pero en algún sitio tenía que escribir sin pedir permiso.

Mientras me decidía, cada vez que me ponía frente al blog a escribir algo,  varias imágenes me asomaban de forma recurrente en la cabeza. Tom Morello entrando en la E.Street Band de Bruce Springsteen. La guitarra de Woody Guthrie con la famosa inscripción “This machine kills fascists”. The Clash, fuente de inspiración por motivos diversos para mi proyecto RedClash. Y la peli de Coppola Apocalypse Now, brutal, adictiva, con la Creedence sonando a todo trapo y Robert Duvall dominando la pantalla. Tomemos la costa. Charlie don’t surf. Otra gran frase.

Charlie don’t surf es una canción incluida en el Sandinista, triple álbum de los Clash publicado en diciembre de 1980. Música y política. Charlie don’t surf. Politics don’t rock. No sé cómo he llegado a esa asociación de ideas: los políticos no rockean. Sí, ya sé, en realidad “politics” es “política”; y sí! hay un montón de políticos que rockean, y la política vuelve a ser interesante. Pero ¡qué diablos!, en este país no sabemos inglés.

Anyway, me ha parecido un buen título para mi nuevo blog de música y política: politicsdontrock.wordpress.com. Y la justificación ideal para acabar con el viejuno rocknrollmf. Si encima alguien me lee, estupendo. Me conjuro para posteear al menos una vez por semana.

20 miles revisited

Hoy me ha dado por recuperar a Deer Tick, y entre sus joyas, 20 Miles es incomparable. Del LP The Black Dirt Sessions, disco oscuro, fúnebre y emotivo, música y letra tienen ese algo mágico por el que algunas canciones te atrapan… y muchas otras no.

 

 

Raindrops like bullets on my fragile skin
Insecurities I’ve had are creeping within
Now I’m twenty miles outside of the place that you live
And I need one more chance now that time’s running thin

 

Well you are the things that’d make up my dreams
When I’ve spent every dime that jingled my jeans
I deserve every stone that’s thrown out at me
I’ll think of your smile, I’m in love with your teeth

 

I’m losing when I am not playing no games
Now would you take me back when I’ve gambled my pay
And I’ve got no directions without her little fingers
Barbed wire, razor wire, nothing keeps me from her

 

And if I had no boots I’d trek through the mud
While mosquitoes are racing to draw the first blood
If you’re running away then I’m looking for you
And if you’ve lost your way I’m seeing you through
Oh if your running away then I’m looking for you
And if you’ve lost your way I’m seeing you through

 

If your running away then I’m looking for you
And if you’ve lost your way I’m seeing you through
Oh if your running away then I’m looking for you
And if you’ve lost your way I’m seeing you through
Oh if your running away then I’m looking for yo
And if you’ve lost your way I’m seeing you through

 

Gotas de lluvia como balas en mi frágil piel / Las inseguridades que he tenido aún se arrastran en mi interior / Ahora estoy veinte millas fuera del lugar en el que vives / Y necesito una nueva oportunidad ahora que el timpo se agota…

Dave Grohl, un hombre con una misión

Una de las máximas razones a atender en la vida es que las cosas se construyen con ambición pero con humildad. Desde la base hasta la cima; con talento, pero sobre todo con esfuerzo. Dijo Picasso que la inspiración tiene que encontrarte trabajando. Y a Dave Grohl siempre le encuentra con las manos en la masa.
Desde que se dió a conocer masivamente como batería de Nirvana hasta su triunfo rotundo y definitivo comandando su propia banda, Foo Fighters, Grohl ha demostrado ser un trabajador incansable. Y un trabajador talentoso. Uno de los mejores baterías del mundo, un cantante de rock excepcional, un buen guitarrista, un creador versátil, un músico metido en el audiovisual como divulgador musical. Un hombre con una misión: transmitir su máxima pasión, el rock’n’roll, al máximo de gente posible.
Con calidad, con ilusión, con devoción. Sobre un escenario, dejándose la piel en cada interpretación. O demostrando su fanatismo por las bandas que, de pequeño, le impulsaron a meterse en la música. El documental sobre los estudios Sound City, o la fantástica serie Sonic Highways, un viaje a través del tiempo y el espacio para revivir la historia musical norteamericana, son grandes ejemplos.

La base de esta serie, según Grohl, es que el ambiente en el que se crea influencia el resultado musical. Algo que, por otra parte, también dijo Bob Dylan“Para mi, el ambiente para escribir canciones, es extremadamente importante. El ambiente tiene que sacar algo de mi que quiere ser extraído…”
Pero hay que resaltar otra cualidad básica de este hombre. Dave Grohl también se ha aplicado a todo ello con mucho sentido del humor. ¿Quién dijo que la actitud rockera se demostraba con cara de cabreo permanente? Recuerda algunos de sus primeros videos, disfrazado de colegiala o piloto de avión. O este último, para desmentir los rumores de separación del grupo.


Finalmente, el retrato no estaría completo sin ese punto de solidaridad e implicación por una causa. Tener tu causa es fundamental. Y de nuevo, el rock, es causa mayor suficiente. Grohl se implica a fondo, y a muchos niveles. Asi, por ejemplo, este pasado marzo dirigió una carta a los representantes del consejo de la la localidad británica de Cornwal en apoyo de la joven banda Black Leaves of Envy y los músicos locales a raíz de las restricciones de sonido que les impedían siquiera tocar en su garaje. Puedes leer la historia aquí.

http://foofighters.com/image/141549396132

Dave Grohl, genio y figura. Y talento.

Led Zeppelin, en contexto

En contexto, supongo que Good Times Bad Times, el primer disco, la primera canción, la primera cara, lo cambia todo de la noche a la mañana… cambia el sonido de batería, el proceso de grabación….- Jimmy Page a Classic Rock. Agosto 2015

 

El guitarrista de Led Zeppelin aprovechó todo el pasado año para lanzar ediciones remasterizadas y ampliadas del catálogo de Led Zeppelin, la banda más grande los 70’s, por encima de Stones o Aerosmith.  Musicalmente únicos, todo empezó cuando el músico de sesión Jimmy Page dejó a los Yardbirds para dirigir su talento en beneficio propio. Los otros tres músicos que le acompañaban en la aventura, Robert Plant, John Paul Jones y John Bonham fueron, en lo suyo, unos maestros. Y desde su disco de debut, Led Zeppelin I, su discografía es la biblia del hard rock, con todo, todo, todo lo que cualquier alumno necesitaba aprender sobre ello: virtudes, defectos, excesos… y composición musical. Todo empezón con estas 9 imprescindibles canciones de su primer trabajo.

 

 

 

¿Ciudades creativas y emprendedoras? Sin música en vivo, no

[Publicado  en El Periódico, el 30.1.2016

El sector de la música en vivo está en plena ebullición en Barcelona. La vitalidad de los 80’s y primeros 90’s se apagó (o la apagaron) con el cambio de siglo, y los bares, salas y locales diversos que programan música en vivo, y que en numerosas ocasiones apuestan también por otras manifestaciones culturales, sobreviven a duras penas sin el reconocimiento debido hacia una actividad fundamental.

Como apunta en un artículo Jordi Bianciotto, ninguno de los grandes artistas musicales estaría ahí de no haber tenido garitos donde empezar a mostrar al público sus composiciones. Pero parece haberse olvidado que la música nació de los intérpretes y que la única forma de mostrarla ante una audiencia, en sus orígenes y durante siglos, era a través de su interpretación, no mediante grabaciones. Con finalidad lúdica o simplemente educativa, escuchar y/o interpretar música en vivo es una de las manifestaciones culturales y emocionales más impactantes para el ser humano.

Y de ello son conscientes, o deberían serlo, nuestros responsables políticos, que aprueban leyes y normativas que no fomentan –e incluso restringen- las artes, y en concreto la música. El sector se está rearmando y en las grandes ciudades en especial, surgen iniciativas que correctamente entendidas deberían suponer un punto de inflexión para volver a dotar a la música en vivo de la preeminencia social que merece. En Barcelona, las trabas a la actividad de salas míticas como Heliogàbal, o antaño Màgic, han sido el detonante para que el colectivo se movilice en favor de nuevas políticas culturales para la música en vivo, a través de artículos y foros de debate impulsados por la asociación de salas ASACC y los responsables de Primavera Sound o Taller de Músics, entre otros.  En Madrid, con iniciativas como Queremos Entrar, que reclaman el acceso de menores a los conciertos, y al parecer con éxito.

Barcelona debe apostar por la música en directo como parte fundamental de la identidad de la ciudad. Pero más aún. Si pretendemos cambios, reformas y avances en nuestras sociedades; si perseguimos construir ciudades innovadoras, creativas, emprendedoras, solidarias y educativas, ¿cómo se justifica que los sectores más dinámicos y cohesionadores, como es el caso, no cuenten con incentivos y condiciones adecuadas para cumplir con su función? Porque a todo el mundo le gusta tener un Primavera Sound cerca de casa, pero para llegar a la cima hay que empezar por los cimientos.

Bowie: He was a star, he is a legend

Aladdin050212

Uno de los mejores titulares sobre la muerte de Bowie es el que titula este post y lo he leído en i100, magazine jóven del periódico británico The Independent. Pero desde ayer todo internet va lleno de elogios y epítetos merecidos.  Entre muchas otras loas de la figura del Duque, éstas son algunas bonitas de las muchas que he leído

No sólo reinventó constantemente su música, sino toda su persona .-The Independent 

 

Toda una carrera sin un momento predecible. Menudo viaje, ser fan suyo .- Rolling Stone

 

Cada canción suya fue una carta de amor que yo nunca podría haber escrito .- Marilyn Manson

 

Qué honor, que alma. David Bowie, Espíritu de Oro. RIP.- Kendrik Lamar

 

La amistad de David fue la luz de mi vida.- Iggy Pop

 

El Duque ha muerto. Elegancia y nobleza. Siempre nos acompañará su música y su estética

Estas son mis 5 canciones favoritas de David Bowie, sin orden particular:

1.- Heroes

 

 

 

2.- Life on Mars

3.- Rebel Rebel

4.- Changes

5.- Under Pressure (con Queen)

Piqué y la (in)corrección política

Gerard Piqué

Sostengo hace tiempo que la correción política, o lo políticamente correcto, nos está matando como sociedad. Adiós al debate, demasiados silencios por el qué dirán, demasiado seguidismo. El decir lo que se supone que hay que decir, o lo que está generalmente aceptado, acaba en pensamiento único. Forma parte de la naturaleza humana el ir con la corriento, a favor del viento. Para qué destaparse. Para qué complicarse. Y al final, para qué implicarse.

No pretende ser ésta una entrada sobre la campaña electoral catalana que ahora empieza (#27S), sinó tan sólo una reflexión a propósito de la polémicas intervenciones de Gerard Piqué, el 3 del Barça y de la selección española de fútbol. Aunque debo decir que mientras redactaba el párrafo anterior me he acordado del oasis catalán que el ex presidente Pasqual Maragall dinamitó con la cita del 3% en referencia a Convergència: “Ustedes tienen un problema y se llama 3%”. Nunca pasaba, aparentemente, nada. Pero el subsuelo iba cargado y nadie se salía del guión.

Volviendo a Piqué, básicamente tiene razón. Dejando de lado cierta fanfarronería y sus salidas de tono cuando está de fiesta (del estilo de “no sabe usted con quien está hablando), Piqué se expresa con libertad, en cosas importantes y otras menores.

Todo empezó, o mucho de ello, cuando en la celebración de la útima Champions Piqué soltó un “Gracias Kevin Roldán, contigo empezó todo”.

Kevin Roldán es un músico colombiano que se hizo famoso al publicar una foto de una fiesta de Cristiano Ronaldo, justo horas después de una derrota humillante del Real Madrid por 4-0 ante el Atlético de Madrid con la que prácticamente se perdió la Liga. Desde entones, y con la mochila ya cargada, Piqué recibe pitos en cada partido con la selección y se abre una polémica con cada actuación o declaración suya. Y ayer Piqué se explicó largo y tendido en rueda de prensa.

Como  jugador, Gerard Piqué aspira a jugar lo máximo posible y ganar el máximo número de títulos (y el máximo dinero posible). Vale. A mi también me gustaría.

Como aficionado culé, quiere que pierda siempre el Madrid. Lógico. Yo soy del Madrid y anticulé, y también quiero que pierda siempre el Barça; no sólo en Liga, sino cuando juega contra equipos extranjeros. Me diréis que yo no soy Piqué ni un personaje público. Sinceramente, creo que resulta indiferente.

Como ciudadano, Piqué quiere dar apoyo a una opción ideológica, la independentista, y asistir a la Via catalana. Pues muy bien, ¿dónde está el problema?. Mis opciones también son otras, así que no coincido en ningún punto de vista con el jugador. Y sin embargo, comulgo con su libertad de expresión.

De acuerdo que representa a un club y a una selección, pero aún y así hay un amplio margen entre la incorreción y la malaeducación, el respeto o el decoro, aspectos que en todo este tema Piqué no ha traspasado. No es un representante político en una democracia representativa, y el deporte y las (generalmente absurdas) polémicas que genera, son un modo de desahogarse socialmente aceptado.

Así que Piqué puede expresarse libremente. Y es bueno que lo haga. Y entiende que le piten y que muchos no le quieran Por tanto, provoca y asume las consecuencias. Estupendo. Y ¡qué diablos!, tiene un punto de ironía y mala leche que siempre es sano para moverse por la vida. Si de cualquier declaración vamos a hacer una cuestión de Estado, nuestro futuro como sociedad pinta fatal. Leer, sentir, pensar, opinar, criticar… Que no nos priven de ello. Una persona crítica es una persona libre. Y muchas juntas conforman sociedades plurales, comprometidas, intelectualmente ricas, innovadoras y ambiciosas.  Ingredientes esenciales para ganarse el futuro. Si encima respetáramos al adversario, deportivo o político, hasta podríamos construir algo decente.

 

The Art Genome Project (Artsy.net)

Artsy: Art Genome Project

A raíz del artículo que publiqué hace un año en mi blog sobre el artista chino Ai WeiWei, recibí un correo el otro día desde Artsy.net invitándome a conocer (y dar a su conocer) su página sobre dicho artista: https://www.artsy.net/artist/ai-weiwei.

Allí que me voy y me encuentro con una especie de Allmusic.com (una guía de referencia del mundo de la música) pero especializada en arte y con una misión clara: hacer accesible el mundo del arte a cualquiera con acceso a internet, así como un recurso para el coleccionismo de arte y la educación. Bajo un bonito diseño, puedes encontrar allí información completa y agrupada sobre montones de artistas (unos 40.000): biografía, obra, exposiciones, artículos, publicaciones específicas y artistas relacionados. Pero además Artsy funciona como un marketplace, con alrededor de 200.000 obras a la venta a precios que van de los 100 dólares hasta el millón, y una guía-magazine de actualidad con toda la información y artículos sobre las ferias, galerías, subastas, etc.

En el magazine me ha llamado la atención el uso de la narrativa transmedia Así, en un artículo sobre la Biennal de Venecia nos cuentan que los pabellones de Ucrania, India y Pakistán e Islandia abordan de frente sus conflictos políticos nacionales, y lo hacen con texto escrito y además acompañado de videos de cada uno de los pabellones, con texto sobreimpreso en lugar de voz en off para explicar el contenido. No es de gran calidad pero la idea es buena y efectiva. También me ha llamado la atención que en su web no enlazan directamente a los markets de Apple y Google Play para que puedas descargarte directamente su app, sino que te piden un teléfono para hacerte llegar un mensaje con el link a la descarga.

Fundada en el 2009 en Nueva York, Artsy cuenta con más de un centener de empleados y ha conseguido 50 millones de financiación en 6 rondas de financiación desde entonces. Una web de referencia, y un proyecto inteligente sin duda. Y buena prueba es que entre sus particularidades destacaría The Art Genome Project, un sistema que cartografía el arte a través de la historia por medio de un sistema tecnológico que rastrea y combina mil características o “genes”, como ellos mismos describen. Estos genes no son etiquetas, que son binarias (o son on o son) sino que están formadas por una escala de valor de 0 a 100 según el grado de relevancia de la característica en relación al sujeto/objeto de referencia. Parece el algoritmo perfecto, aunque un experto, el profesor de Georgetown Martin Irvine, se encarga de cuestionarlo, primero preguntandose por ello y poco después negándolo, con un varapalo a su supuesta vocación educativa y su eficacia relacional. ¿Estamos ante el Google del Arte?

 

 

Un señor disco: Sleater Kinney, “No cities to love” (2015)

SleaterKinney_NoCitiesToLove_cover-608x608

Podría ser al álbum del mes. En realidad de los últimos dos meses, a pesar de que se publicó en enero y para mi es ya a estas alturas, el disco del año. El regreso, una década después de su separación, de una de las bandas más valoradas del rock alternativo americano, es de esos con los que sueña todo fan. Que, aviso, nunca ha sido mi caso. Jamás me obsesionaron ni esperaba su vuelta. Pero aquí están, y yo a sus pies. ¿Habré madurado lo suficiente para entender mejor a Sleater-Kinney?

Las descubrí, como muchos, en los 90’s, con algunos buenos discos que me gustaron en su época pero que no me llevaron a seguir a fondo su andadura. Ni siquiera con su penúltimo trabajo, ya editado por Sub Pop (In the Woods, 2005), un sello que publica bien y empaqueta mejor (varios de mis discos favoritos de estos dos últimos años les pertenecen). Pero este año, al anunciarse actuación en el Primavera Sound (que me perdí!! era el viernes de AC/DC), me interesé por su nuevo material, y una cosa llevó a la otra y No Cities to Love lleva sonando semana tras semana, unas cuantas ya.

Un disco pulido pero rabioso, claro, conciso y punzante, sorpresivo y variado. No sé si lo que más me gusta de No Cities son las guitarras o la inteligente combinación de voces de Carla Brownstein y Corin Tucker, las melodías o la versatilidad de las figuras rítmicas de Janet Weiss. Sin duda los trabajadísimos riffs de sus dos guitarristas son para enmarcar. Pero creo que todo, absolutamente todo me tiene cogido, la combinación es perfecta. Los estribillos de Hey Darling o No Cities To Love; el ritmo sincopado y pseudomilitar de Gimme Love que da paso a un crescendo magistralmente breve e intenso en el minuto 1’30”; la perfecta simbiosis de punk y pop de A New Wave; o Surface Envy, como si el espíritu de Josh Homme se hubiese apoderado de una composición con una letra política y acorde con los tiempos que corren: “Ganamos, perdemos / Pero sólo juntos rompemos las reglas / Ganamos, perdemos / Pero sólo juntos hacemos las reglas”. Pocos discos tan perfectos he escuchado en los últimos años.

 

 

Rock’n’roll weekend (to the max)

ZZTOP-ARF

Fin de semana guitarrero el del 19 al 21. Azkena Rock Festival en Vitoria, esto es, música, gastronomía y colegas foreros, y Kiss, maquillaje, show business y rock and roll all nite, en Barcelona a la vuelta. Una decena de conciertos bien vistos en 3 dias.

 

Azkena (I) Viernes 19.

La previa, la comida: El Sagartoki ya no es lo que era. Cocina fusión y DJ ambiental. Aunque siguen haciendo como nadie el chuletón y para qué negarlo, nos sentó todo de miedo. Ya a media tarde, primer concierto: Dubrovnicks, australianos con dos álbumes soberbios de “turbo rock” a principios de los 90’s pero que en directo, recién reunidos, no acabaron de dar la talla, especialmente cuando el bajista se hacía cargo de las voces.

JD McPherson lidera un combo de rock’n’roll de gran nivel, con brillo especial para el contrabajista. Un desconocido al que valió la pena descubrir mientras hacíamos tiempo para volver a ver, 20 años después, a D Generation. El grupo neoyorkino llevaron el glam punk a lo más alto en los 90s y muchos aún guardamos el recuerdo de su show en Zeleste con  Green Day, donde obviamente se comieron al popular trío. Reunidos con formación original al completo, ofrecieron una lección de rock y actitud, con un Jesse Malin al frente por el que no ha hecho mella su reciente época de rockero más clásico.

 

A la hora de la cena, Television interpretaron su clásicos Marquee Moon. Muy bonito todo, pero unos sosainas en el escenario. Escuchar el disco sabe a más que verlos en vivo y desde luego, sigo sin entender qué debían pintar entre los punks del CBGB a finales de los 70’s. Luego, la gente se dividió entre los canadienses lisérgicos Black Mountain y los americanos Lee Bains III & the Glory Fires. Yo me decanté por éstos últimos, esperando que ardiese el escenario con los sonidos de su disco Dereconstructed, rock canalla con sangre sureña (Georgia y Alabama), con una sección rítmica arolladora y un líder, Lee Bains, ex Dexateens, que no dio tregua. En otoño, gira por salas. No puedes faltar, ¡ya lo sabes!

Y llegó el momento del grupo más grande (y más viejo también) del festival. ZZ Top, que a mi me gustaron. Tal vez fui de los pocos que los disfruté, pero es que mi anterior experiencia con el trío tejano, en 1998 creo en un desangelado Palau d’Esports, fue deplorable. Se arrastran un poco, como los riffs de Gibbons, y recorren tanto su discografía, que el tramo central de concierto flojea. Pero tuvieron grandes momentos y un decena de hits ante los que no puedes permanecer impasible. Cheap Sunglasses, Gimme all your lovin’, Legs, Got me under pressure, Tush y La Grange son historia viva del rock’n’roll. A L7 no llegué vivo. Me las perdí en los 90s, en su mítico concierto con Faith No More en Barcelona y la espalda y el cansancio me pudo ese viernes en Vitoria. Espero que esta reunión no sea pasajera y pueda verlas en sala.

 

Azkena (II). Sábado 20.

El día empieza y me entero que algunos compañeros de viaje se van a jugar a basket y fútbol tras la resaca y el cansancio de la noche anterior. Lo curioso es que no les pasará factura la noche siguiente! Pero vamos al guitarreo.

El problema de este ARF ha sido en mi opinión las actuaciones que se solapaban. En el Primavera Sound ya sabes que te pierdes casi todo, por exceso, pero también sabes que puedes ver 20 minutos a un grupo y luego irte a otro. En el Azkena este año no. Salvo los del escenario principal, los conciertos de los otros dos escenarios coincidían exactamente a la misma hora, así que o te decantabas por el escenario alternativo o por el de rock más clásico. Y en éste empezamos la segunda jornada, viendo a The Outside Hours, grupo catalán con un blues-rock-garagero bien ensamblado, y dejando en el olvido a Eagles of Death Metal, cachondos pero ya vistos.

A las 19.45 directos al escenario principal a ver a Cracker, previsiblemente uno de los grandes conciertos del ARF, a la postre, el mejor. Aunque deberían ocupar el horario central del festival, su semiéxito en los 90’s no les ha hecho aún acreedores de mejores horarios, a pesar de una carrera envidiable (ni un disco malo) y un directo sólido. Sin duda, demostraron que son uno de los mejores grupos desconocidos del planeta, con un compositor y vocalista brillante como es David Lowery y, uno de los más infravalorados guitarristas de la actualidad, Johnny Hickman.

 

Reigning Sound, rock’n’roll de Memphis comandado por Greg Cartwright, no hacen justicia a sus canciones. Con una capacidad innata para componer y actualizar el sonido de los Sun Studios, en directo suenan brutales… con los ojos cerrados. El grupo permanece muy estático (algo menos que cuando les via hace unos años en Apolo), y en especial su bajista, que no parece disfrutar la experiencia de subirse a un escenario. Con que escuches sus discos, suficiente, aunque algunos disfrutamos la actuación, a pesar de los pesares.

La ración metalera de la noche empezó con Mastodon, que no me acaban de convencer, y finalizó con los noruegos Kvelertak, tremendos, brutos, salvajes, con un metal-hardcore contagioso y anfetamínico. La mitad de la actitud de todas las bandas festival se la llevaron ellos solos. Visto su show, no sé cómo reaccionarían los asistentes al Primavera Sound el pasado año. En medio de ambas bandas, John Paul Keith, una recreación de Buddy Holly con bonito repertorio y un dominio especial de la Telecaster.

Aquí os dejo con un fantástico resumen en video y una playlist para acabar de disfrutar lo que fue el ARF.

 

Kiss, domingo 21

La vida tiene mucho de deja-vu. Hace unos años volvíamos del Azkena para ver la actuación de Aerosmith en el Sant Jordi. Un Azkena con Kiss y Chris Isaak, y cuya víspera nos trajo también a Kiss el jueves en Barcelona. O sea, cuatro dias enteros de rock’n’roll. Y algo parecido tuvo este pasado fin de semana. Vuelta de Vitoria con Kiss que nos esperaban para un espectáculo casi familiar, con muchos niños y montones de maquillaje entre el publico. Y es que a esta banda hay que verla varias veces en la vida (5 llevo yo), y llevar a tu descendencia a semejante espectáculo forma parte de la herencia cultural que, sí o sí, debes dejarles.

Volviendo al concierto, buen show como no podía ser de otra forma, gran montaje, fantásticos efectos y buen repertorio, no tan bueno como el de la anterior gira pero repleto de hits coreables. A pesar de que sigo echando en falta Heaven’s on fire o Strutter, que llevan años escondiéndolaa, y que Crazy Nights debería volver al setlist. Lo más destacable, y me habían avisado, la poca voz de Paul Stanley, lo cual permite pensar que el repertorio se acaba formando con el material de Gene Simmons, erigido casi en vocalista principal.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.336 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: